Ir al contenido principal

Mi libertad


Esta es mi libertad:

Aves enjauladas sin libertad están

Como esas aves siempre estuve yo

mas Dios abrió mis alas

al fin pude volar

y a cielo abierto canto esta canción

LIBERTAD

Jesús me dio alas de libertad

mi corazón al fin pudo volar

Cantando un canto de liberación

gRacias señor

ya libre soy

y veo en mí

tu majestad

por tu poder

hoy tengo alas de libertad

Si me siento solo

y te miro a ti

mi corazón se anima tiene paz

todo se aclara el sol vuelve a brillar

y a cielo abierto canto esta canción

LIBERTAD

Jesús me dio alas de libertad

mi corazón al fin pudo volar

Cantando un canto de liberación

gRacias señor

ya libre soy

y veo en mí

tu majestad

por tu poder

hoy tengo alas de libertad.


Sólo en Jesús encontrarás la verdadera libertad.
Tengo quince años... ¿Cuántos jóvenes pueden decir lo mismo que yo?
Espero que muchos más puedan sentirse libres en él.

"y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. [...] Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres". (Juan 8:32, 36)

"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí". (Juan 14:6)








Comentarios

Hermoso poema, ¿de dónde es?

¡Libres! De verdad libres. Tienes toda la razón, "libres en él".

"y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. [...] Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres". (Juan 8:32, 36)

"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí". (Juan 14:6)

Entradas populares de este blog

Te voy a contar una historia...

Había una vez, una pequeña niña que vivía en armonía con su familia, sus amigos y sus hermanos de la iglesia.
Ella asistía con su familia a la iglesia todos los domingos.
Cuando era pequeña, solía ir al coro infantil, iba al culto y a las clases dominicales.
Su familia la quería muchísimo y, aunque en realidad era un poco rara, tenía amigos.
El tiempo pasaba y ella crecía y crecía.
Seguía asistiendo a la iglesia y todo parecía ir de maravilla.
Pero detrás de esa adorable sonrisa se encontraba el dolor y la soledad.
Nadie parecía darse cuenta de lo que esa pequeña niña sufría.
Así que un día ella decidió suicidarse...

¿Que fea historia, verdad?
Y ¿Sabes que es lo peor?
Esa historia es real.
Es mi historia.


Pero no te alteres.
Como podrás ver (mejor dicho leer), sigo viva.
Aquí esta mi testimonio que por cierto me costó años poderlo compartir, pero yo sé que sería muy egoista no compartir con el mundo lo que Dios hizo por mí.
No sé por que, pero me expreso mejor sobre mis sentimientos en inglés.
Tiene f…

Aquí estoy.

Pensé que podía malgastar mi vida sin consecuencia alguna,
que podría hacer lo que me placiera sin necesidad de darte cuentas.
¿Cómo puedo ser tan malagradecida?

Me alejé por el camino que me pareció correcto,
quizá pensé que sería divertido, que sería fácil.

Me dijiste que te escuchara, que me guiarías por sendas de paz
pero seguí caminando sin mirar por dónde estaba pisando...

Una a una me tragué las mentiras que me ofreció el mundo,
voces y más voces, a mi parecer, muy sabias.

Las escuché y canté su melodía.

Un día me desperté en medio de un charco de asqueroso lodo.
Tierra sucia, barro indeseable, polvo de lágrimas.

Me quedé sentada durante unos instantes, me dije a mi misma que debía ser fuerte,
que no tenía nada de malo, que todos estaba allí.
Poco a poco las voces rompieron mi silencio y comenzaron a hablar de nuevo.
Esta vez presté atención y las voces que me habían parecido tan sabias en realidad sonaban tan confundidas como la mía.
Entonces caí en la cuenta ¿Qué estaba hac…

La Paradoja de la Navidad