Ir al contenido principal

¿Existe Dios?


La existencia de Dios ha sido cuestionada por miles y miles de personas alrededor del mundo.
Yo por mi parte no sólo creo que exista... estoy absolutamente convencida de que Dios existe.
Lo siento conmigo, lo veo día a día en todo lo que me rodea.
Él está en mi vida y ha hecho muchas cosas a mi favor.
Yo lo sé y sé que nada prodría convencerme de lo contrario.

Tengo personas muy cercanas que no creen que Dios exista.

Pero déjenme decirles una cosa: para poder decir que Dios no existe necesitas conocer todo lo que hay en mundo y conocer a todas las personas, la historia del universo, haber leido todos los libros escritos, haber leido la Biblia mil veces y haber investigado todos los temas habidos y por haber.

Les daré un ejemplo:

Si tu me dices que no hay oro en China, ni un solo gramo, entonces eso quiere decir que ya recorriste todo China, que ya buscaste en cada milímetro de cada mina en China.
Quiere decir que ya te aseguraste de que en las fronteras Chinas no está permitido pasar oro.
Quiere decir que ya hablaste con todos los habitantes de China y que ya revisaste sus cajones, sus cajas fuertes, su joyería, etc.
Quiere decir que ya conoces todo lo que hay en China.
Sólo así tu podrías decirme y asegurarme de que no existe ni un solo gramo de oro en China.
Sólo así tendrías la autoridad para decir "En China noi hay oro."

No estoy equivocada ¿Cierto?

Pero que pasa si yo voy a China y entonces veo a un Chino caminando en la calle con un pendiente de oro.
Uno solo.

Entonces yo puedo decir "En China hay oro" y no estaría equivocada.

Algo parecido sucede con Dios.

Yo tengo a Dios en mi vida.
Nadie me ha obligado a creer.
Yo soy hija de Dios y estoy orgullosa de ello.
Si tu me aseguras que Dios no existe demuestrame que ya lo conoces todo, entonces yo te diré que hay evidencia de Dios en mi vida y en la de muchos otros y no podrás desmentirme.

GDS: ¡Ya Levántate!


En este blog planeo también dar la evidencia que existe de Él en mi vida.



Comentarios

¡Yo también he visto a un chino con pendientes de oro!

Muy buen artículo Bananii. Sigue adelante, que el Señor te está usando; lo sé.

Entradas populares de este blog

Te voy a contar una historia...

Había una vez, una pequeña niña que vivía en armonía con su familia, sus amigos y sus hermanos de la iglesia.
Ella asistía con su familia a la iglesia todos los domingos.
Cuando era pequeña, solía ir al coro infantil, iba al culto y a las clases dominicales.
Su familia la quería muchísimo y, aunque en realidad era un poco rara, tenía amigos.
El tiempo pasaba y ella crecía y crecía.
Seguía asistiendo a la iglesia y todo parecía ir de maravilla.
Pero detrás de esa adorable sonrisa se encontraba el dolor y la soledad.
Nadie parecía darse cuenta de lo que esa pequeña niña sufría.
Así que un día ella decidió suicidarse...

¿Que fea historia, verdad?
Y ¿Sabes que es lo peor?
Esa historia es real.
Es mi historia.


Pero no te alteres.
Como podrás ver (mejor dicho leer), sigo viva.
Aquí esta mi testimonio que por cierto me costó años poderlo compartir, pero yo sé que sería muy egoista no compartir con el mundo lo que Dios hizo por mí.
No sé por que, pero me expreso mejor sobre mis sentimientos en inglés.
Tiene f…

Aquí estoy.

Pensé que podía malgastar mi vida sin consecuencia alguna,
que podría hacer lo que me placiera sin necesidad de darte cuentas.
¿Cómo puedo ser tan malagradecida?

Me alejé por el camino que me pareció correcto,
quizá pensé que sería divertido, que sería fácil.

Me dijiste que te escuchara, que me guiarías por sendas de paz
pero seguí caminando sin mirar por dónde estaba pisando...

Una a una me tragué las mentiras que me ofreció el mundo,
voces y más voces, a mi parecer, muy sabias.

Las escuché y canté su melodía.

Un día me desperté en medio de un charco de asqueroso lodo.
Tierra sucia, barro indeseable, polvo de lágrimas.

Me quedé sentada durante unos instantes, me dije a mi misma que debía ser fuerte,
que no tenía nada de malo, que todos estaba allí.
Poco a poco las voces rompieron mi silencio y comenzaron a hablar de nuevo.
Esta vez presté atención y las voces que me habían parecido tan sabias en realidad sonaban tan confundidas como la mía.
Entonces caí en la cuenta ¿Qué estaba hac…

La Paradoja de la Navidad