Ir al contenido principal

Pequeñas cosas que causan una gran decepción.

De todos los sentimientos negativos que me ha tocado vivir pienso que uno de los peores es la decepción.
En nuestra vida nos vamos a topar con miles de personas de las cuales solo pasaremos tiempo con algunas.

Algunas de ellas nos caeran mal pero otras podrán convertirse en nuestros amigos.
Puede que algunos solo se vayan mientras que otros dejarán marca para siempre en nuestras vidas.

Algo que es un hecho es que no todas las personas que entren a tu vida permaneceran en ella.
Algunas personas se quedarán solo un momento, algunas se quedarán bastante tiempo mientras que otras se quedarán para siempre.

Está bien.

El problema es que aveces las personas a las que amamos más y quienes queremos que se queden por siempre a nuestro lado, por alguna razón se alejan.
Cuando llega la decepción es cuando esas personas nos hacen daño y se marchan dejándonos una sensación de incertidumbre.

Aveces esas personas resultan ser totalmente diferentes de quienes pensábamos que eran.
Aveces nos mienten, aveces nos hieren, aveces nos engañan...
Pero aunque duele mucho darse cuenta de eso, vale la pena aprender una lección que constantemente olvidamos: nunca conoceras a alguien por completo.
Eso no quiere decir que dejes de tener fe en las personas o que nunca vuelvas a confiar en nadie.
Somos humanos y nos equivocamos, herimos a los demás y le damos la espalda a quienes nos quieren.

Aquí es donde te doy un consejo: Toma lo mejor de cada persona que se cruze en tu camino.
Toma sus virtudes, recuerda las cosas que admiras de ellos, aprende de sus errores y manten vivos todos esos recuerdos que hicieron que formaran parte importante de tu vida.
No los olvides.
Siempre se puede aprender algo nuevo y al final esas son las pequeñas cosas que le dan un extra a nuestras vidas.


¿Sabes? Yo sé de alguien a quien TÚ y YO le hemos dado la espalda e incluso lo hemos decepcionado... pero está dispuesto a perdonarnos y a seguir por siempre en nuestras vidas.
Alguien que jamás nos decepcionara... un amigo de verdad.
Dios.

La decepción duele y nos hace caer.
Nunca es lindo saber que te engañaron... pero se puede salir adelante con ayuda de Dios, de tus amigos y tu familia.
No eres el único.
Esto le pasa a todos alguna vez... pero cada caida te enseña una nueva manera de levantarse.

Filipenses 4:13
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Te voy a contar una historia...

Había una vez, una pequeña niña que vivía en armonía con su familia, sus amigos y sus hermanos de la iglesia.
Ella asistía con su familia a la iglesia todos los domingos.
Cuando era pequeña, solía ir al coro infantil, iba al culto y a las clases dominicales.
Su familia la quería muchísimo y, aunque en realidad era un poco rara, tenía amigos.
El tiempo pasaba y ella crecía y crecía.
Seguía asistiendo a la iglesia y todo parecía ir de maravilla.
Pero detrás de esa adorable sonrisa se encontraba el dolor y la soledad.
Nadie parecía darse cuenta de lo que esa pequeña niña sufría.
Así que un día ella decidió suicidarse...

¿Que fea historia, verdad?
Y ¿Sabes que es lo peor?
Esa historia es real.
Es mi historia.


Pero no te alteres.
Como podrás ver (mejor dicho leer), sigo viva.
Aquí esta mi testimonio que por cierto me costó años poderlo compartir, pero yo sé que sería muy egoista no compartir con el mundo lo que Dios hizo por mí.
No sé por que, pero me expreso mejor sobre mis sentimientos en inglés.
Tiene f…

Aquí estoy.

Pensé que podía malgastar mi vida sin consecuencia alguna,
que podría hacer lo que me placiera sin necesidad de darte cuentas.
¿Cómo puedo ser tan malagradecida?

Me alejé por el camino que me pareció correcto,
quizá pensé que sería divertido, que sería fácil.

Me dijiste que te escuchara, que me guiarías por sendas de paz
pero seguí caminando sin mirar por dónde estaba pisando...

Una a una me tragué las mentiras que me ofreció el mundo,
voces y más voces, a mi parecer, muy sabias.

Las escuché y canté su melodía.

Un día me desperté en medio de un charco de asqueroso lodo.
Tierra sucia, barro indeseable, polvo de lágrimas.

Me quedé sentada durante unos instantes, me dije a mi misma que debía ser fuerte,
que no tenía nada de malo, que todos estaba allí.
Poco a poco las voces rompieron mi silencio y comenzaron a hablar de nuevo.
Esta vez presté atención y las voces que me habían parecido tan sabias en realidad sonaban tan confundidas como la mía.
Entonces caí en la cuenta ¿Qué estaba hac…

La Paradoja de la Navidad