Ir al contenido principal

Una guía



Salmos 25:8-10 (Biblia en Lenguaje Sencillo)

8-10 Dios mío, tú eres bueno
y siempre actúas con justicia.
Enseñas a los pecadores
a hacer lo bueno;
enseñas a los humildes
a hacer lo bueno y lo justo.
Con quienes cumplen tu pacto
y obedecen tus mandamientos
tú siempre actúas
con amor y fidelidad.


Y la vida se vuelve mucho más sencilla (nunca dije fácil) cuando te das cuenta de que si decides agradar y obedecer a Dios en todo, todas las demás áreas de tu vida comienzan a girar alrededor de Él.
Las cosas son más sencillas, porque todos los mandamientos de Dios son para protegernos y darnos una bendición.

Así que, dejándolo guiar nuestras vidas nos estaremos quitando un enorme peso de encima, claro, hay que poner de nuestra parte ¿No?

Escuché una vez que alguien dijo "Ojalá existiera un manual para la vida."
Bueno, eso no existe, haría a la vida insípida, pero sí tenemos una guía de lo que está bien y mal, y de lo que Dios tiene para decirnos.
Él no promete sacarte de todos tus problemas, si no ayudarte en todos y cada uno de ellos.

17 Dios escucha a los suyos
y los libra de su angustia.
18 Dios siempre está cerca
para salvar a los que no tienen
ni ánimo ni esperanza.
19 Los que son de Dios
podrán tener muchos problemas,
pero él los ayuda a vencerlos.
20 Dios cuida de ellos
y no sufrirán daño alguno.

Salmo 34:7-20

Comentarios

Breve, conciso y con seso, como diría el pastor Alejandro Zamora.

Déjame citarte dos veces:
"Las cosas son más sencillas, porque todos los mandamientos de Dios son para protegernos y darnos una bendición".

y

"Él no promete sacarte de todos tus problemas, si no ayudarte en todos y cada uno de ellos".

Cuando entiendes estos dos temas, efectivamente, la vida se simplifica, aunque sigue teniendo ese grado de dificultad que no siempre nos agrada, ¿cierto?

Que Dios te siga bendiciendo. Muy buen artículo.

Entradas populares de este blog

La Paradoja de la Navidad

Aquí estoy.

Pensé que podía malgastar mi vida sin consecuencia alguna,
que podría hacer lo que me placiera sin necesidad de darte cuentas.
¿Cómo puedo ser tan malagradecida?

Me alejé por el camino que me pareció correcto,
quizá pensé que sería divertido, que sería fácil.

Me dijiste que te escuchara, que me guiarías por sendas de paz
pero seguí caminando sin mirar por dónde estaba pisando...

Una a una me tragué las mentiras que me ofreció el mundo,
voces y más voces, a mi parecer, muy sabias.

Las escuché y canté su melodía.

Un día me desperté en medio de un charco de asqueroso lodo.
Tierra sucia, barro indeseable, polvo de lágrimas.

Me quedé sentada durante unos instantes, me dije a mi misma que debía ser fuerte,
que no tenía nada de malo, que todos estaba allí.
Poco a poco las voces rompieron mi silencio y comenzaron a hablar de nuevo.
Esta vez presté atención y las voces que me habían parecido tan sabias en realidad sonaban tan confundidas como la mía.
Entonces caí en la cuenta ¿Qué estaba hac…

Te voy a contar una historia...

Había una vez, una pequeña niña que vivía en armonía con su familia, sus amigos y sus hermanos de la iglesia.
Ella asistía con su familia a la iglesia todos los domingos.
Cuando era pequeña, solía ir al coro infantil, iba al culto y a las clases dominicales.
Su familia la quería muchísimo y, aunque en realidad era un poco rara, tenía amigos.
El tiempo pasaba y ella crecía y crecía.
Seguía asistiendo a la iglesia y todo parecía ir de maravilla.
Pero detrás de esa adorable sonrisa se encontraba el dolor y la soledad.
Nadie parecía darse cuenta de lo que esa pequeña niña sufría.
Así que un día ella decidió suicidarse...

¿Que fea historia, verdad?
Y ¿Sabes que es lo peor?
Esa historia es real.
Es mi historia.


Pero no te alteres.
Como podrás ver (mejor dicho leer), sigo viva.
Aquí esta mi testimonio que por cierto me costó años poderlo compartir, pero yo sé que sería muy egoista no compartir con el mundo lo que Dios hizo por mí.
No sé por que, pero me expreso mejor sobre mis sentimientos en inglés.
Tiene f…