miércoles, 19 de mayo de 2010

Una guía



Salmos 25:8-10 (Biblia en Lenguaje Sencillo)

8-10 Dios mío, tú eres bueno
y siempre actúas con justicia.
Enseñas a los pecadores
a hacer lo bueno;
enseñas a los humildes
a hacer lo bueno y lo justo.
Con quienes cumplen tu pacto
y obedecen tus mandamientos
tú siempre actúas
con amor y fidelidad.


Y la vida se vuelve mucho más sencilla (nunca dije fácil) cuando te das cuenta de que si decides agradar y obedecer a Dios en todo, todas las demás áreas de tu vida comienzan a girar alrededor de Él.
Las cosas son más sencillas, porque todos los mandamientos de Dios son para protegernos y darnos una bendición.

Así que, dejándolo guiar nuestras vidas nos estaremos quitando un enorme peso de encima, claro, hay que poner de nuestra parte ¿No?

Escuché una vez que alguien dijo "Ojalá existiera un manual para la vida."
Bueno, eso no existe, haría a la vida insípida, pero sí tenemos una guía de lo que está bien y mal, y de lo que Dios tiene para decirnos.
Él no promete sacarte de todos tus problemas, si no ayudarte en todos y cada uno de ellos.

17 Dios escucha a los suyos
y los libra de su angustia.
18 Dios siempre está cerca
para salvar a los que no tienen
ni ánimo ni esperanza.
19 Los que son de Dios
podrán tener muchos problemas,
pero él los ayuda a vencerlos.
20 Dios cuida de ellos
y no sufrirán daño alguno.

Salmo 34:7-20

1 comentario:

David Franco :: ¡Ya Levántate! dijo...

Breve, conciso y con seso, como diría el pastor Alejandro Zamora.

Déjame citarte dos veces:
"Las cosas son más sencillas, porque todos los mandamientos de Dios son para protegernos y darnos una bendición".

y

"Él no promete sacarte de todos tus problemas, si no ayudarte en todos y cada uno de ellos".

Cuando entiendes estos dos temas, efectivamente, la vida se simplifica, aunque sigue teniendo ese grado de dificultad que no siempre nos agrada, ¿cierto?

Que Dios te siga bendiciendo. Muy buen artículo.