Ir al contenido principal

como un perro

Hoy estuve analizando el comportamiento de mi perrita.
Es una Schnauzer Miniatura.
Supongo que esto que voy a escribir lo entenderán mejor aquellas personas que han tenido o tienen un perrito de mascota.
Los perros viven el día a día.
No por nada dicen que son el mejor amigo del hombre.
A un perro no le importa si eres rico o pobre, no le importa si estás flaco o gordo, si eres buena onda o si eres divertido.
Cuando llegas a casa te recibe con tanto gusto que no puedes hacer menos que sonreir y acaricialo con ternura.
Cuando tu no estás allí o cuando él ve que te alejas sufre y espera ansiosamente tu regreso.
Para él el hecho de que lo alimentes y le des agua para beber es más que suficiente para sentirse contento y agusto.
Él no te exige demasiado y es feliz con lo poco o lo mucho que le des.
Te agradece, te quiere y te hace compañía.
Si todos pudiéramos ver las cosas de esa manera nuestras vidas serían más sencillas.
Aclaración: no pienso comparar a los humanos con un perro... pero si ciertos comportamientos.

¿Por qué no ser agradecido con Dios y con los demás por lo mucho o poco que tienes?
¿Por qué no ser feliz con lo que tienes y aprender a ser feliz cada día con los pequeños detalles que suceden?
Imagínate... nuestra vida sería más feliz si pudiéramos alegrarnos con las pequeñas pero maravillosas cosas que pasan... pensar más en las cosas buenas que en las malas.
Después de todo... los días no vuelven atrás y es mejor pasar la vida sonriendo que desperdiciar tu tiempo quejándote.




Comentarios

ARAUNAPEKA ha dicho que…
Dios nos mostrará ejemplos aún desde un pequeño Schnauzer Miniatura. Jesús miraba algo y decía, "Así como este grano de mostaza" "Ved los lirios del campo" etc. Dios nos enseña através de simples gestos de la naturaleza pero profundiza luego en nuestro ser. Hoy, ha sido tu pequeña mascota, quien te a mostrado que debes ser fiel, y ser agradecido en todo tiempo.
A nosotros también nos ha llegado el mensaje y Damos Gloria a Dios por ello.
Bella entrada.
Bendiciones
Solo puedo decir una palabra:

Guau!

Je, je, je.

Muy buen artículo. Hay que disfrutar más y quejarnos nada.

Que Dios te siga bendiciendo.

Entradas populares de este blog

Te voy a contar una historia...

Había una vez, una pequeña niña que vivía en armonía con su familia, sus amigos y sus hermanos de la iglesia.
Ella asistía con su familia a la iglesia todos los domingos.
Cuando era pequeña, solía ir al coro infantil, iba al culto y a las clases dominicales.
Su familia la quería muchísimo y, aunque en realidad era un poco rara, tenía amigos.
El tiempo pasaba y ella crecía y crecía.
Seguía asistiendo a la iglesia y todo parecía ir de maravilla.
Pero detrás de esa adorable sonrisa se encontraba el dolor y la soledad.
Nadie parecía darse cuenta de lo que esa pequeña niña sufría.
Así que un día ella decidió suicidarse...

¿Que fea historia, verdad?
Y ¿Sabes que es lo peor?
Esa historia es real.
Es mi historia.


Pero no te alteres.
Como podrás ver (mejor dicho leer), sigo viva.
Aquí esta mi testimonio que por cierto me costó años poderlo compartir, pero yo sé que sería muy egoista no compartir con el mundo lo que Dios hizo por mí.
No sé por que, pero me expreso mejor sobre mis sentimientos en inglés.
Tiene f…

Aquí estoy.

Pensé que podía malgastar mi vida sin consecuencia alguna,
que podría hacer lo que me placiera sin necesidad de darte cuentas.
¿Cómo puedo ser tan malagradecida?

Me alejé por el camino que me pareció correcto,
quizá pensé que sería divertido, que sería fácil.

Me dijiste que te escuchara, que me guiarías por sendas de paz
pero seguí caminando sin mirar por dónde estaba pisando...

Una a una me tragué las mentiras que me ofreció el mundo,
voces y más voces, a mi parecer, muy sabias.

Las escuché y canté su melodía.

Un día me desperté en medio de un charco de asqueroso lodo.
Tierra sucia, barro indeseable, polvo de lágrimas.

Me quedé sentada durante unos instantes, me dije a mi misma que debía ser fuerte,
que no tenía nada de malo, que todos estaba allí.
Poco a poco las voces rompieron mi silencio y comenzaron a hablar de nuevo.
Esta vez presté atención y las voces que me habían parecido tan sabias en realidad sonaban tan confundidas como la mía.
Entonces caí en la cuenta ¿Qué estaba hac…

La Paradoja de la Navidad