Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2010

Cambiar de piel

..."-No te contaré cómo me convertí en un dragón hasta que se lo pueda contar a los demás y acabar con ello- dijo Eustace.

-Adelante -dijo Edmund.

-Bueno, estaba ahí acostado en el suelo sin dormir y preguntándome qué iba a ser de mí. Y entonces... aunque claro, pudo haber sido un sueño. No lo sé.

-Sigue -dijo Edmund impaciente.

-Bueno, sea lo que sea, levanté los ojos y ví lo último que esperaba ver: un león enorme que se acercaba despacio a mí. Y una cosa muy extraña era que anoche no había luna pero brillaba la luz de la luna donde estaba el león.
Se acercó cada vez más y yo me sentí muy atemorizado. Uno pensaría que, siendo un dragón, podría haber derribado a cualquier león sin problemas. Pero no era esa clase de miedo... no sé si me explico.
Se acercó a mí y me miró directamente a los ojos. Yo los cerré con fuerza; pero no sirvió de nada porque me dijo que lo siguiera.

-¿Quieres decir que habló?

-No lo sé. Ahora que lo dices no creo que lo hiciera, pero me lo dijo igualmente. Y supe…