jueves, 21 de mayo de 2009

Pequeñas cosas que causan una gran decepción.

De todos los sentimientos negativos que me ha tocado vivir pienso que uno de los peores es la decepción.
En nuestra vida nos vamos a topar con miles de personas de las cuales solo pasaremos tiempo con algunas.

Algunas de ellas nos caeran mal pero otras podrán convertirse en nuestros amigos.
Puede que algunos solo se vayan mientras que otros dejarán marca para siempre en nuestras vidas.

Algo que es un hecho es que no todas las personas que entren a tu vida permaneceran en ella.
Algunas personas se quedarán solo un momento, algunas se quedarán bastante tiempo mientras que otras se quedarán para siempre.

Está bien.

El problema es que aveces las personas a las que amamos más y quienes queremos que se queden por siempre a nuestro lado, por alguna razón se alejan.
Cuando llega la decepción es cuando esas personas nos hacen daño y se marchan dejándonos una sensación de incertidumbre.

Aveces esas personas resultan ser totalmente diferentes de quienes pensábamos que eran.
Aveces nos mienten, aveces nos hieren, aveces nos engañan...
Pero aunque duele mucho darse cuenta de eso, vale la pena aprender una lección que constantemente olvidamos: nunca conoceras a alguien por completo.
Eso no quiere decir que dejes de tener fe en las personas o que nunca vuelvas a confiar en nadie.
Somos humanos y nos equivocamos, herimos a los demás y le damos la espalda a quienes nos quieren.

Aquí es donde te doy un consejo: Toma lo mejor de cada persona que se cruze en tu camino.
Toma sus virtudes, recuerda las cosas que admiras de ellos, aprende de sus errores y manten vivos todos esos recuerdos que hicieron que formaran parte importante de tu vida.
No los olvides.
Siempre se puede aprender algo nuevo y al final esas son las pequeñas cosas que le dan un extra a nuestras vidas.


¿Sabes? Yo sé de alguien a quien TÚ y YO le hemos dado la espalda e incluso lo hemos decepcionado... pero está dispuesto a perdonarnos y a seguir por siempre en nuestras vidas.
Alguien que jamás nos decepcionara... un amigo de verdad.
Dios.

La decepción duele y nos hace caer.
Nunca es lindo saber que te engañaron... pero se puede salir adelante con ayuda de Dios, de tus amigos y tu familia.
No eres el único.
Esto le pasa a todos alguna vez... pero cada caida te enseña una nueva manera de levantarse.

Filipenses 4:13
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.




viernes, 8 de mayo de 2009

Cosas tan simples...

Aveces la vida no parece ser justa, de hecho la mayoría de las veces no lo es.
Suceden cosas que no esperas o cosas que jamás quisiste que sucedieran.
Aveces perdemos personas a las que queremos y aunque algunas veces puede ser nuestra culpa, algunas otras pasan solo porque sí.
Algo que no es nuevo pero que aveces olvidamos es que en esta vida casi NADA puede darse por sentado.
¿Cuántas cosas no nos perdemos de disfrutar sólo porque pensamos que estarán allí para siempre?
Ponte a pensar:
¿Cuántas veces en lo que llevas de vida te has detenido a admirar la belleza de la naturaleza que Dios creó, o cuantas veces te has tomado unos minutos para mirar la puesta de sol a través de la ventana?
Sí, son ejemplos algo tontos, pero ahora te pregunto:
¿Cuántas veces en el día le recuerdas a tus seres queridos que los amas?
¿Cuántas veces le das gracias a Dios por el simple hecho de estar vivo?
¿Cuántas veces le dedicas tiempo a escuchar a tus amigos?
¿Cuántas veces al día sonries o le dedicas tiempo a ser feliz?

Déjame decirte algo que ya sabes:
1)Las personas pueden irse cuándo menos lo esperas. ¿Qué te asegura que mañana o dentro de tres horas ellos (a quienes amas) seguirán allí contigo?

2)¿Qué te asegura que mañana estarás vivo? ¿O dentro de unas horas, minutos?

3)¿Que te asegura que justamente hoy tu amigo no necesitaba de ti una palabra de aliento o un abrazo... quizá solo una sonrisa? ¿Que te asegura que mañana estará allí para que pases tiempo con él/ella?

4)Los días nunca vuelven atrás y la vida es relativamente corta.
¿Pasarás la mayoría de las horas que restan de tu vida quejándote en vez de disfrutar al máximo cada momento, cada sonrisa?


Hay mil cosas tan simples pero tan importantes para nosotros y que pensamos que estarán allí el tiempo que nosotros queramos.
No es así.

Así que por qué no intentas tomar lo mejor de cada día y ser un poco más feliz?
No vale la pena gastar tu vida... porque tampoco sabes cuando va a terminar.

Así que nunca dudes en decir un te quiero, nunca pierdas la capacidad de admirar pequeñas cosas, nunca pierdas la capacidad de sorprenderte y nunca pierdas la dicha de sonreir.